caféEtiqueta

Campaña de Expectativa - Branding - Concepto de marca - Ilustración - Campaña Redes sociales EN 2017, emprendedores de cartago - valle del cauca, quisieron dar vida a UNa tienda de café, cuya imagen y concepto estaría inspirada en Prospero Alpini (1553 - 1617), un BOTÁNICO explorador que introdujo el café a Europa    la astilla en el ojo quiso hacer parte de

G.W.F. Hegel Voy camino al centro comercial, le escribo a mi amiga Valentina tratando de convencerla de que abandone sus deberes académicos por un momento y me acompañe a tomar un café, no se siente bien hoy, así que la idea es que se relaje un poco, quiero verla sonreír, pero por esta vez fracaso en el intento, la invitación resulta

Arreglábamos el reloj para más tarde. Parecía rara esa afición de pensar en el tiempo, en el final, en el café del amanecer. De todas las sombras de la habitación concurrían los aromas de la caída del sol. Nos habituábamos a ese rito de noctámbulos feroces, de roedores rabiosos, de hienas malheridas. Carla amaba su habitación, casi tanto como a su

  // Fotografía tomada en Arakataka Café Miraba de reojo, pero miraba con el alma. En su cuerpo poca ropa, un frío que le subía de la espalda al párpado y un calor húmedo entre sus piernas. Ella, miraba con deseo satisfecho, Él no podía mirarla, con mucho esfuerzo aún respiraba. No recuerdo ni el día ni la hora en que te vi, pero sí la primera

Fotografía por Julián Salazar Afuera, las personas corren huyendo de la lluvia, con sus brazos cubren sus rostros mientras la vida sigue en la ciudad acostumbrada al frío y a las ausencias. Desde la ventana de una habitación veo pasar el día gris, con el humo de un cigarro que me hace recordar lo etéreo de nuestro paso. El aroma de un café caliente

Ilustración por Sara Herranz Hace mucho tiempo mi profe de Español me dijo que escribiera un texto sobre lo que quisiera, sobre Lucía, yo le sonreí y le dije: ¡De una! Luego bajé la cabeza a la hoja y como si tuviese uno de esos aparatos donde uno pilla películas, se me atravesó la historia en ese papel, las imágenes chispoteaban en esa hoja

 No inicié doblándote en partes iguales, seguro por eso ahora no te noto perfecto, estable, armónico ¡NI SIQUIERA AGRADABLE! Debí doblarte en dos partes iguales, en una dejar lo menos malo, en la otra lo que queda: putrefacción. Una vez equilibrados los lados, debí trazar imaginariamente una línea perpendicular entre la corona de tu cabeza y el brazo áspero que abraza